Trucos para el mantenimiento de básculas industriales

 Los instrumentos de alta precisión como las básculas industriales son una importante herramienta de trabajo en muchas empresas, motivo más que suficiente para llevar sobre ellas un control exhaustivo.

Mantenimiento preventivo para evitar imprevistos

Adelántate a los eventuales problemas que pueden haber sin un correcto mantenimiento de básculas industriales.
En función de la carga que recibe la bascula, las horas de uso diario y las condiciones en las que se utiliza, es posible diseñar un plan de mantenimiento preventivo (generalmente trimestral, semestral o anual) para garantizar una buena calibración y unos resultados de pesaje óptimos.
Un plan de mantenimiento que contemple todas estas variables evitará que se produzcan incidentes y le permitirá a tu negocio ahorrar tiempo y dinero. Ten en cuenta que una reparación será siempre más costosa que llevar a cabo un protocolo de mantenimiento regular.

Trucos para un correcto mantenimiento de básculas 

Unas sencillas acciones diarias harán que tus basculas superen sin dificultad esas evaluaciones periódicas con las que garantizar el buen funcionamiento de tus equipos.
Es mejor dedicarle un poco de tiempo a estas tareas todos los días que quedarse sin bascula porque es necesaria la intervención del servicio técnico. Al tratarse de acciones sencillas las puede llevar a cabo cualquier miembro de la plantilla sin necesidad de tener conocimientos técnicos en la materia.

Limpiar interna y externamente la cámara de pesaje.

Asegurarse de que todos lo menús de la consola de control están en funcionamiento.
Utilizar un trapo limpio y agua destilada para la limpieza del platillo de pesaje, dejándola libre de polvo y de cualquier otra partícula de suciedad.

Errores comunes en el mantenimiento de básculas 

Como ya se ha explicado, no es imprescindible que un técnico profesional se encargue de las labores de mantenimiento diario de las básculas. Sin embargo, es importante que determinadas variables no se manipulen durante estos controles evitando errores tan comunes como los que se citan a continuación:
Lubricar la báscula con productos que puedan interferir en los mecanismo de la balanza, retrasando su respuesta e incluso conduciendo a error.
Ejecutar una calibración con instrumentos o patrones que no se adaptan a los estándares exigidos.
Descuidar el estado de componentes eléctricos tales como interruptores, enchufes, transformadores, resistencias… Su mal estado también puede inducir a error.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *